El alpeorujo compostado recupera los suelos de mina

Un trabajo realizado por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), el CEBAS-CSIC de Murcia, la Queen´s University de Belfast y la Universidad de Berna (Suiza), ha permitido determinar los efectos medioambientales de la aplicación de residuos compostados de alpeorujo en suelos afectados por la actividad minera. Estos suelos se caracterizan por la presencia de metales y metaloides contaminantes, así como por frecuentes condiciones de inundación.

Olivar

Olivar

El alpeorujo es el producto obtenido tras la molturación de la aceituna en el proceso de extracción del aceite de oliva. Aunque aplicado en bruto puede resultar contaminante tanto para suelos como para aguas, en los últimos años viene demostrado provechosas aplicaciones medioambientales a partir de su compostaje.

De acuerdo con el trabajo, publicado en la revista Environmental Pollution, la aplicación del compost de alpeorujo en suelos de la zona minera de Río Tinto (Huelva) causó una importante solubilización de arsénico. El investigador del departamento de Química Agrícola de la UAM destaco que “Lo sorprendente de este tipo de suelos es que, independientemente de la materia orgánica, la especie predominante de arsénico soluble fue el ácido dimetilarsénico. La aplicación de compost causó también la solubilización de cobre y selenio, principalmente asociado al aumento de carbono orgánico soluble, mientras que inmovilizó cinc y cadmio”. Además, añadió que el alpeorujo es un residuo abundante en España, que su tratamiento y posterior aplicación al suelo sería una alternativa viable y medioambientalmente aceptable para su reciclaje.

Alpeorujo

Alpeorujo

Según los autores, estos resultados apoyan el uso de materia orgánica para mejorar suelos mineros por su papel en el secuestro de carbono y su influencia en la fertilidad y calidad de los suelos para iniciar la restauración ecológica de las zonas degradadas y desnudas de vegetación, aunque también supone que se debe monitorizar la movilidad de los contaminantes, especialmente tras la adición de la enmienda al suelo.

Leer articulo original completo

Deje un comentario (0) ↓