Dictamen científico de la EFSA sobre el riesgo que representan Salmonella, Yersinia, Shigella y Norovirus en bulbos, tallos jóvenes y zanahorias

E. Navascues.

Los vegetales tratados en este dictamen incluyen los bulbos y tallos jóvenes correspondientes a los bulbos de cebolla (Allium cepa L., Allium fistulosum L.), la cebolla (Allium cepa L.), el ajo (Allium sativum L.); el puerro (Allium ampeloprasum L.); el hinojo de Florencia (Foeniculum vulgare Mill.); los brotes jóvenes de espárragos (Asparagus officinalis L.); y el apio (Apium graveolens L.). Además también considera las zanahorias (Daucus carota L.) que de acuerdo en la producción comercial y el consumo se definen como una raíz vegetal.

Como resumen la EFSA indica que tanto los bulbos y los tallos jóvenes, así como las zanahorias pueden ser mínimamente procesados para obtener productos listos para el consumo, y que estos pasos incluyen la selección, lavado, limpieza, corte, envasado y almacenaje. El Panel de riesgos biológicos de EFSA concluye que cada explotación agrícola representa una combinación única de factores de riesgo que pueden influir en la aparición y la persistencia de los agentes patógenos en la producción primaria de estos vegetales. La aplicación adecuada de los sistemas de gestión de la seguridad alimenticia, incluidas las buenas prácticas agrícolas (BPA), Buenas Prácticas de Higiene (BPH) y Buenas Prácticas de Manufactura (GMP) tendrían que ser los objetivos principales de los productores de bulbos y tallos jóvenes, así como de zanahorias. Teniendo en cuenta la limitada evidencia de la incidencia de los riesgos para la salud pública de la contaminación de Salmonella, Shigella, Yersinia y Norovirus en la producción primaria y el mínimo procesado de los bulbos y de las hortalizas de tallo y de las zanahorias, no se pueden establecer conclusiones sobre el impacto que tendría el establecimiento de criterios microbiológicos de higiene, criterios de higiene del proceso o criterios de seguridad alimentaria sobre la salud pública. Faltan datos sobre la presencia y los niveles de Escherichia coli en bulbos, tallos jóvenes, así como en zanahorias. Por lo tanto, la eficacia de los criterios de E. coli para verificar el cumplimiento de las BPA, GHP, GMP y sistemas de gestión de inocuidad de los alimentos (incluyendo APPCC) en la producción y procesado mínimo de bulbos, tallos jóvenes y zanahorias no se pueden evaluar.

 

Deje un comentario (0) ↓