Aprobada la resolución para que se incluya el país de origen de la carne en el etiquetado de los productos alimentarios

E. Navascues

En aquellos que se utilice carne como uno de los ingredientes

El Parlamento Europeo ha aprobado que la carne que es utilizada dentro de los platos preparados y alimentos procesados, como por ejemplo la lasaña o las pizzas congeladas, deberá estar sujeta a las normas de etiquetado informando del país de origen de la carne, al igual que ocurre con la carne fresca.

Así lo han establecido en una resolución aprobada por 460 votos a favor, 204 en contra y 33 abstenciones. Este texto ordena a la Comisión que siga con su informe de 2013, sobre propuestas legislativas para que se haga obligatorio indicar el país de origen de la carne que se utiliza en este tipo de productos alimentarios. Según el Parlamento Europeo, dependiendo del Estado miembro, del 30 al 50% de la carne de matadero, se procesa en ingredientes cárnicos para productos alimenticios, principalmente carne picada, preparados de carne y productos cárnicos

El objetivo de la medida es el de garantizar una mayor transparencia en toda la cadena alimentaria, informar mejor a los consumidores europeos y, de este modo, generar de nuevo con fianza en el consumidor.

Giovanni La vía, eurodiputado italiano del grupo popular y presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento ha afirmado que “”después del escándalo de la carne de caballo, ahora depende de nosotros recuperar la confianza de los consumidores. Estamos pidiendo a la Comisión que presente una propuesta legislativa con un etiquetado obligatorio de país de origen, ya que esto ayudará a mejorar la transparencia y proporcionar información clara y completa a los consumidores”.

La Vía también ha añadido que se debe asegurar que esta situación no conlleve “cargas adicionales para las pequeñas y medianas empresas, de las que hay muchas en este sector”.

Los miembros del Parlamento señalaron que el informe de la Comisión Europea confirma que más del 90% de los consumidores consideran importante que el origen de la carne esté incluido en el etiquetado de los alimentos procesados. Es uno de los varios factores que influencian el comportamiento de los consumidores, destacaron.

Por otro lado, ante una considerable diferencia de resultados entre las estimaciones del impacto en los precios de los productos cárnicos de este tipo por parte de una organización de consumidores francesa y las estimaciones por parte de la Comisión Europea, los eurodiputados pidieron un cuadro más claro. La evaluación deberá llevarse a cabo en colaboración con las organizaciones de consumidores sin retrasar así las propuestas legislativas.

 

Deje un comentario (0) ↓