LA FDA AVALA SEGURIDAD DE LOS ALIMENTOS TRANSGÉNICOS, PERO, … SU VALOR NUTRICIONAL ES EL MISMO?

D.A. La FDA sostiene que los ingredientes modificados genéticamente (OGM) son tan seguros como los alimentos convencionales, sin embargo, los críticos de los OGM ponen en duda su seguridad y su impacto en el medio ambiente.

De hecho, la preocupación de los consumidores sobre los OGM sigue creciendo, por eso cada vez son más quienes los rechazan y solicitan que su uso sea prohibido en la industria alimentaria, o que al menos se cumpla la norma de etiquetado OGM.

En EE.UU, los estados de Connecticut y Maine, han promulgado leyes sobre  OGM, aunque no pueden  entrar en vigor a menos que otros estados aprueben igualmente leyes de etiquetado de OGM. De momento otros 20 estados más están considerando promover una ley similar y en enero, más de 200 empresas y organizaciones enviaron una carta al Presidente Obama instándole a exigir a las empresas de alimentos que revelaran el uso de OGM en el etiquetado.

¿Los OGM alteran el valor nutritivo?

Así se plantea la pregunta: ¿La manipulación genética causa cambios no deseados en la calidad del alimento y de su composición? ¿Los alimentos que contienen OGM son menos nutritivos que sus homólogos no modificados genéticamente, o diferentes maneras desconocidas? A pesar del extenso análisis de los alimentos modificados genéticamente, estas preguntas aún persisten en la mente de muchos consumidores.

Un nuevo estudio publicado en la revista The Plant Genome demuestra un enfoque potencialmente más poderoso para responder a estas cuestiones.

Los experimentos llevados a cabo en Cornell pueden aplicarse a otros alimentos

Científicos de la Universidad de Cornell extrajeron cerca de 1.000 productos bioquímicos, o “metabolitos”, de los tomates que habían sido alterados genéticamente para retrasar la maduración de la fruta, una técnica común para ayudar a mantener las frutas frescas por más tiempo. Luego, los investigadores compararon el perfil metabólico de la fruta transgénica con el perfil de su variedad no transgénica.

La extracción y el análisis de cientos de metabolitos a la vez dio a los investigadores una instantánea de la fisiología de la fruta, que puede ser comparada contra otras. Cuando los científicos compararon los productos bioquímicos del tomate transgénico y una gran variedad de otros tomates no modificados genéticamente, incluidas las variedades modernas y tradicionales, no encontraron diferencias significativas en general.

Así, aunque el tomate transgénico era distinto del original, su perfil metabólico todavía se encontraba dentro del rango “normal” de la diversidad bioquímica exhibida por el grupo más grande de variedades. Sin embargo, los productos bioquímicos relacionados con la maduración de los frutos mostraron una diferencia significativa, que no es de extrañar, porque esa era la intención de la modificación genética.

El estudio revela que no hay cambios en el valor nutricional de los tomates transgénicos

El hallazgo sugiere que no hay ningún cambio bioquímico accidental debido a la modificación genética en este caso, lo cual permite de una “manera útil abordar las preocupaciones de los consumidores acerca de los efectos no intencionales” de los productos transgénicos, según afirman los investigadores de Cornell.

También señalaron que la FDA ya exige a los promotores de los cultivos transgénicos comparar un puñado de compuestos nutricionales clave en las variedades modificadas genéticamente en relación con aquellas no modificadas genéticamente. El proceso está diseñado para detectar casos en los que la manipulación genética puede haber afectado a la calidad nutricional, por ejemplo.

Experimentos con otros alimentos

Por otra parte, la comparación de una variedad transgénica de diversos cultivos puede ayudar a los científicos y los consumidores a poner en contexto los cambios bioquímicos que se observan.

“Aceptamos que no hay un solo tipo de tomate en el mercado. Por eso realizamos pruebas con otras variedades. Por eso pensamos que establecer un rango de variabilidad metabólica aceptable en los alimentos puede ser útil para el examen de las variedades transgénicas.”

Hacer comparaciones estadísticas de las huellas dactilares metabólicas no es tarea fácil, y los investigadores adaptan un estilo de estadísticas utilizadas en otras investigaciones. Sin embargo, esta técnica no se aplica solo al tomate.

“El método se puede aplicar a cualquier planta o cultivo. Hemos hecho algo fundamentalmente útil que cualquiera puede utilizar y mejorar”, Dijeron los investigadores.
Curiosamente, la FDA rechazó recientemente solicitudes de los jueces federales para determinar si el alimento puede ser etiquetado como “natural”, o “100% Natural” si contiene ingredientes de la bioingeniería.

FUENTE; ACOFESAL

Deje un comentario (0) ↓